Nacimiento del río Gándara

Nacimiento del Río Gándara

Bien venido a nuestra ruta Los Caminos Secretos del Agua. A través de estas balizas podrás seguir esta ruta y te mostraremos una serie de puntos singulares de nuestra geología kárstica.

En estos momentos estás en el geo-sitio Nacimiento del río Gándara, si quieres continuar nuestra ruta hasta el siguiente sitio recomendado, Cascada del Asón, pulsa en el mapa en su chincheta y el navegador web te llevará.

Las aguas que aparecen en el Nacimiento del Gándara vienen por un lado del macizo del Picón del Fraile y por otro de los sumideros existentes al pié del Castro Valnera ya en Burgos.

A continuación trascribimos en español el artículo Rèsau de la Gandara

Descripción de la red: una red multifacética

A nivel morfológico, podemos distinguir tres partes principales en la red.


Laminadores del Picón del Fraile

Aguas arriba, bajo el Picon del Fraile, las galerías adoptan un perfil ya clásico en este tipo de karst formado por alternancia de arenisca, marga-caliza y caliza. Los conductos se desarrollan principalmente en las inter-estratos de los niveles de arenisca. Por lo tanto, la sección en forma de laminador es predominante cuando la erosión no ha podido excavar la piedra caliza suprayacente. De lo contrario, podemos encontrarnos con algunas hermosas galerías de ojo de cerradura.

En cuanto a la estructura monoclinal, favorece la multiplicidad de drenajes paralelos, a veces muy próximos. Agregue a eso un desnivel de 12 ° en promedio, inclinándose hasta 16 ° al suroeste del Fraile, y aquí tenemos todos los elementos para incentivar la excavación de conductos en enrejado. Estos se anastomosan según los caprichos de la fracturación, en particular la orientada de norte a sur, es decir perpendicular a la dirección del flujo.

Esta morfología recuerda la de los conductos de las cuevas de Las Bernias que probablemente constituyan otros contracorrientes de la red. Desde el punto de vista de la exploración, estos conductos no ofrecen ningún obstáculo real aparte de la baja altura que puede arrastrarse varios cientos de metros. Otra característica es la ausencia de pozos. A lo sumo, es posible encontrar aquí y allá resaltes correspondientes a fracturas menores apenas visibles.
Actualmente, hemos explorado alrededor de 8 drenajes paralelos sin contar las diferencias locales. El más largo (Galerie du Lézard – Cave des Calligraphes) presenta un poco más de 2 km (490 m de elevación). Pero el único que permite la conexión con la parte media de la red es el Río Viscoso. Se une a la zona freática a medio camino entre los dos extremos de la red. La presencia de un drenaje fósil más antiguo excavado en condiciones que aún no se han aclarado parece haber favorecido este desarrollo.

Galerías freáticas intermedias

A medida que avanza por el Río Viscoso, es fácil observar esta transición. A unos -730 m de la entrada a los Calígrafos, el suelo de piedra arenisca que está en todas partes desde la entrada desaparece bajo las calizas. La pendiente disminuye y aparecen los primeros desagües fósiles reales. Estos aumentan inmediatamente de tamaño, favorecidos en parte por un espesor más sustancial de los estratos calizos y la virtual desaparición de ciertos niveles de areniscas. De forma muy general, estamos ante la presencia de galerías escalonadas en poco más de cien metros. Se ensancharon en su mayor parte bajo condiciones de inundación. En el estado actual de nuestro conocimiento, tres fases de excavación parecen sobresalir de esta maraña de galerías. El primero (580 m de altitud) corresponde al nivel actual del colector (aguas abajo de la galería Quadras, Río en Calma, aguas abajo del Río Viscoso).

El segundo, 30 m más alto (610 m de altitud), corresponde a la galería Cruzille y la galería Pilón, aguas abajo de la sala del Ángel. El tercero está perfectamente ilustrado por la galería de Anestesistas. Estos son conductos más antiguos, marcados por pedregal y, a menudo, imponentes tolvas. Curiosamente, todos se detienen bajo los flancos del Ojon, así como las redes encaramadas del Fraile a través del valle glaciar (Cueva del Jabato). En esta parte de la red, es la fractura la que se vuelve predominante con un eje oeste-este muy marcado perfectamente ilustrado por la asombrosa Fractura Méandrisée encontrada en el fondo de la torca la Sima. Algunos activos encaramados, del Ojon o el Brena, se cruzan con estas galerías en algunos lugares. Este es el caso del Río de Zan Brun, el de Las Pelotas y el río arriba de la Fractura Méandrisée.

A nivel del afloramiento, la influencia de los lentejones calizos

La salida de la red se encuentra en una masa arrecifal, la más emblemática de las cuales es la peña Becerall. La masa de piedra caliza aquí tiene un espesor de casi 300 m. La morfología de los conductos subterráneos es, por tanto, mucho más similar a la encontrada en las grandes redes del valle de Ason (Fresca, Coventosa o Cayuela).

Hay grandes cañones con un recorrido sinuoso y laberíntico, y siempre presentando niveles de excavación escalonada. Las areniscas han desaparecido por completo y el nivel base actual corresponde ahora a la capa gruesa de la marga de Soba sobre la que fluye el curso de aire del Río Gándara. El activo, parcialmente sumergido, llega a la fuente perenne a través de la cueva del Río Chico, que actúa como desbordamiento en época de inundaciones.

Hidrología, el misterio sigue sin resolverse …

A primera vista, la red aparece como un importante delta subterráneo que converge en el único resurgimiento del Gándara. Este diagrama confirma lo que ya asumimos. Pero en detalle, la organización del flujo es un poco más compleja. De hecho, los descubrimientos recientes bajo el Fraile nos permiten tener una buena percepción de la circulación al nivel de una pantalla de arenisca bien identificada. Pero ¿qué pasa con las situadas en niveles superiores (Cueva del Jabato, Requiem …) o inferiores (pérdidas de la Lunada, cavidades del alto Miera) y de repente, cuáles pueden ser los límites de la cuenca de abastecimiento? Asimismo, gran parte del colector atravesado en la zona de entrada proviene del sur a través de conductos sumergidos parcialmente inexplorados. También aquí el límite es bastante vago. Cada exploración nos permite ampliar un poco más los límites de nuestro conocimiento, pero aún es un poco pronto para construir hipótesis serias.
Asimismo, estamos empezando a acumular pistas para rastrear la génesis de la red. La puesta en escena de los conductos ya da buenos indicios, pero habría que añadirle un estudio más detallado de los rellenos y la influencia de los glaciares de la que no hay duda.

Ruta senderista recomendada: Canalahonda

Powered by Wikiloc

Continúa a la siguiente baliza pulsando en su chincheta. Se te abrirá una ficha con el destino, pulsa arriba a la derecha en la flecha y ésta te llevará a google maps y a tu próximo destino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *